Las Armas Nuclear No Dejan Curva Para Aplanar

Mónica Andrea Henao Castaño CYG Curriculum Superstars • 7 June 2021

La transformación del nuevo brote de Coronavirus en una pandemia global está demostrando la importancia de la gobernanza nacional e internacional, no solo en la mitigación y respuesta a los desafíos globales como una pandemia, sino también en su prevención. Está claro que las acciones frente al COVID–19 no han sido oportunas y competentes para prevenir y mitigar la crisis. COVID–19 mostró que un mundo más seguro sería más deseado. La existencia de miles de armas nucleares es el legado más peligroso de la Guerra Fría. Hoy, la Guerra Fría ha desaparecido pero miles de esas armas no. En un extraño giro de la historia, la amenaza de una guerra nuclear global ha disminuido, pero el riesgo de un ataque nuclear ha aumentado. Más naciones han adquirido estas armas. Las pruebas han continuado. El mercado negro comercializa secretos y materiales nucleares. La tecnología para construir una bomba se ha extendido. Los terroristas están decididos a comprar, construir o robar una. Los esfuerzos para contener estos peligros tienen que centrarse entonces en un régimen global de No Proliferación. Algunos argumentan que la propagación de estas armas no se puede controlar, otros por el contrario, pensamos que la propagación de estas armas sí se puede controlar. El Pesimismo Disuasivo es, en mi opinión, la mejor opción. Se refiere al escepticismo sobre la capacidad de las armas nucleares de disuadir. La Disuasión Pesimista tiende a estar más cansada de accidentes o desventuras, y más conscientes de los peligros de la percepción errónea. El Pesimismo Disuasivo contribuye a las continuas preocupaciones sobre el uso nuclear. La realidad en contexto es que, la actual situación internacional es alarmante y requiere de una continuidad sistemática y de esfuerzos progresivos para reducir las armas nucleares a nivel mundial.

Las actividades de CTBTO incluyen el establecimiento de un régimen de verificación global para monitorear el cumplimiento del Tratado y la promoción de la firma y ratificación de CTBT (Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares) para su pronta entrada en vigor. Para lograr una prohibición global de las pruebas nucleares, primero, se tiene que buscar de forma inmediata e incluso agresiva, la ratificación por parte de los Estados del Tratado de Prohibición Completa de Pruebas. Segundo, juntos fortalecer el Tratado de No Proliferación Nuclear como base para la cooperación. Pero cuidado, algunos romperán las reglas, es por eso que necesitamos una estructura que asegure que cuando una Nación lo haga, se enfrentarán a consecuencias. Las reglas deben ser vinculantes. Las violaciones deben ser castigadas. Las palabras deben significar algo. Y finalmente, debemos asegurarnos de que los terroristas nunca adquieran un arma nuclear. Esta es la amenaza más inmediata y extrema para la seguridad global. Un terrorista con un arma nuclear podría desatar una destrucción masiva. Al Qaeda ha dicho que busca una bomba, y yo le creo. Necesitamos más recursos y autoridad para fortalecer las inspecciones internacionales. Necesitamos intensificar las salvaguardas de La IAEA. Necesitamos consecuencias reales e inmediatas para los países atrapados rompiendo las reglas. Y deberíamos construir un nuevo marco para la cooperación nuclear civil, incluido un banco internacional de combustible, para que los países puedan acceder al poder pacífico sin aumentar los riesgos de proliferación. Ese debe ser el derecho de todas las naciones que renuncian a las armas nucleares, especialmente los países en desarrollo que se embarcan en programas pacíficos. La Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA) señaló que "la energía nuclear es la segunda fuente más grande de electricidad baja en carbono hoy", lo que sugiere un papel continuo en el futuro. La IAEA también ha publicado sus puntos de vista sobre cómo la energía nuclear contribuye a varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. Trabajar por un buen resultado en los usos pacíficos de la energía nuclear trae muchos beneficios día a día.

Sobre las lecciones aprendidas más importantes que se pueden extraer de la crisis de salud global y la respuesta de la comunidad internacional, como bien lo he dicho en otro de mis Artículos recientemente, algunas de las malas decisiones sobre COVID–19, como proponer la reapertura de las naciones se han revertido. Pero una decisión de comenzar una guerra nuclear no puede ser. Este es un llamado de atención a los encargados de formular políticas,
científicos y especialistas en seguridad preocupados por el impacto de las tecnologías emergentes en el desarrollo de WMD (Armas de Destrucción Masiva) y las capacidades de los terroristas en general. ¿Qué pasa si se necesita tomar una decisión correcta la primera vez, sin cambios? ¿Y qué pasa si la decisión equivocada podría conducir a un desastre aún peor que COVID–19? Es escalofriante, ahí es donde nos encontramos con otra amenaza poco apreciada pero aún más catastrófica, LA GUERRA NUCLEAR. En lugar de una pandemia relativamente lenta, esta crisis podría haber implicado una advertencia estratégica de un ataque nuclear masivo. Los gobiernos no tendrían semanas, sino solo minutos para decidir si el ataque fue real y, de ser así, si lanzar armas nucleares antes de que llegue el ataque. Si decide lanzar, no hay vuelta atrás. ¿Qué harían los gobiernos? A juzgar por la experiencia del Coronavirus, es probable que se proceda con una excesiva confianza peligrosa. Pero a diferencia de la crisis actual, los gobiernos solo tendrían tiempo para consultar con algunos asesores, bajo una intensa presión de tiempo. La respuesta inicial de algunos gobiernos a COVID–19 fue minimizar la amenaza porque, presumiblemente, no la conocían. Por la misma lógica, la respuesta a un posible ataque nuclear podría ser exactamente lo contrario, responder en exceso ordenando una represalia inmediata a gran escala. ¿Por qué? Porque tampoco es probable que comprendan la amenaza nuclear. Es una realidad profundamente preocupante. Por muy malo que pueda ser con el Coronavirus, la situación palidece en comparación con un conflicto nuclear donde cientos de millones morirían y la sociedad civil dejaría de funcionar. Olvídese de encontrar una cama de hospital; no habría hospitales, ni respiradores, ni médicos. No habría forma de mitigar las consecuencias, no hay manera de "aplanar la curva". Cuando se trata de una guerra nuclear, nuestra única esperanza es la prevención, y la única forma de hacerlo es tener las políticas adecuadas para reducir las posibilidades de que alguna vez se usen armas nucleares. La naturaleza de la pandemia mundial de COVID–19 en constante evolución sugiere la necesidad de una acción rápida. No solo estamos en un punto crucial en la lucha contra el Coronavirus de rápido movimiento; también estamos en un punto de inflexión en el esfuerzo a largo plazo para reducir la amenaza de guerra nuclear y eliminar las armas nucleares. La industria está a la vanguardia en la producción y fabricación de materiales y componentes que podrían utilizarse para fabricar armas nucleares, químicas y biológicas, incluidos materiales relacionados y medios de entrega. Dado que las entidades del sector privado deben implementar y cumplir con las leyes y regulaciones de No Proliferación y control de exportaciones adoptadas por los Estados miembros, estos sectores son partes interesadas relevantes para garantizar que los materiales y tecnologías que potencialmente podrían ser mal utilizados para producir WMD o sus medios de entrega no caigan en manos de terroristas y otros actores no estatales. Las asociaciones entre gobiernos, organizaciones internacionales y regionales con la industria y la sociedad civil pueden, por ejemplo, contribuir al monitoreo y asistencia, la sensibilización y la divulgación, prestación de conocimientos jurídicos, técnicos y científicos, facilitación e intercambio de mejores prácticas, desarrollo e implementación de iniciativas de educación y creación de capacidades. La protección del medio ambiente por su parte, requiere la generación de electricidad libre de carbono: energías renovables + energía nuclear. La energía nuclear debe ser respetuosa con el medio ambiente. Es necesario seguir creando conciencia a través de una amplia gama de iniciativas de divulgación y comunicación científica. La mejora de la Cultura de Seguridad Nuclear es un prerrequisito absoluto para mitigar la amenaza que representan las tecnologías y materiales químicos, biológicos, radiológicos y nucleares. Las actitudes y patrones de comportamiento pueden reforzar o complementar los procedimientos operativos, reglas y prácticas, así como los estándares y la ética profesional diseñados para lograr los objetivos de No Proliferación. Prevenir la propagación de Armas de Destrucción Masiva (WMD) y sus sistemas de entrega a terroristas y otros actores no estatales es la prioridad.

Las tensiones entre los Estados con armas nucleares del mundo están aumentando; el riesgo de uso nuclear está creciendo; se gastan miles de millones de dólares para reemplazar y mejorar las armas nucleares; Los acuerdos que han mantenido la competencia nuclear bajo control están en grave peligro. Cuando se trata de armas nucleares y capacidades nucleares, los acuerdos bilaterales y verificables de control de armas son esenciales para la capacidad de proporcionar un elemento disuasorio efectivo. Restringir el desarrollo y la mejora cualitativa de las armas nucleares, y poner fin al desarrollo de nuevos tipos avanzados de armas nucleares, constituye una medida eficaz de desarme nuclear y la No Proliferación.